Cuento: la mudanza de la ratita - amor verdadero y el hilo rojo del destino

Érase una vez una ratita muy presumida y coqueta que un día se encontró una moneda de oro mientras barría la puerta de su casa. La ratita se puso a pensar en cómo gastar el dinero y consideró comprar caramelos y golosinas, pero luego pensó que le podrían hacer daño a sus dientes. También consideró comprar bizcochos y tartas, pero temía que le dieran dolor de tripa. Finalmente, decidió gastar el dinero en un gran y hermoso lazo de color rojo.

Con su moneda de oro en mano, la ratita se dirigió a comprar el lazo y luego se sentó frente a su casa para que todos pudieran admirarla con su nuevo adorno. Pronto, corrió la voz de que la ratita estaba muy hermosa y todos los animales solteros del pueblo se acercaron a proponerle matrimonio.

Índice

Los pretendientes de la ratita

El primero en acercarse fue el gallo, vestido de traje y muy coqueto, luciendo una enorme cresta roja. Le propuso matrimonio a la ratita, pero ella le preguntó qué le diría por las noches. El gallo respondió con su imponente voz quiquiriquí, lo cual asustó a la ratita y rechazó la propuesta.

Luego, apareció el cerdo y le propuso matrimonio a la ratita. Ella le preguntó qué le diría por las noches y el cerdo respondió con orgullo oinc oinc oinc. Nuevamente, la ratita se asustó y rechazó la propuesta.

El siguiente en acercarse fue el burro, quien también le propuso matrimonio a la ratita. Ella le preguntó qué le diría por las noches y el burro respondió con fuerza ija, ija, ijaaa. La ratita se asustó una vez más y rechazó la propuesta.

Después de eso, se acercó el perro y le propuso matrimonio a la ratita. Ella le preguntó qué le diría por las noches y el perro ladró con seguridad guau, guau, guau. La ratita se asustó una vez más y rechazó la propuesta.

Finalmente, llegó el gato. Le propuso matrimonio a la ratita y ella le preguntó qué le diría por las noches. El gato ronroneó dulcemente miau, miau, miauuu. Aunque la ratita se asustó un poco, decidió aceptar la propuesta y se casó felizmente con el gato.

El hilo rojo del destino

Este cuento nos recuerda a la creencia del hilo rojo del destino que proviene de la mitología china y japonesa. Según esta creencia, los dioses atan un cordón rojo alrededor del tobillo o dedo meñique de las personas que están destinadas a conocerse o ayudarse en algún momento de sus vidas. En este caso, la ratita encontró a su verdadero amor, el ratón, a pesar de haber tenido varios pretendientes antes.

cuento la mudanza de la ratita texto - Que se compró la ratita presumida

Consultas habituales

  • ¿Por qué la ratita rechazó las propuestas de los otros pretendientes?
  • ¿Qué significa el hilo rojo del destino?
  • ¿Cuál es el mensaje principal de este cuento?

El cuento la mudanza de la ratita nos enseña que el amor verdadero puede encontrarse incluso después de haber tenido varias experiencias fallidas. La ratita encontró a su verdadero amor, el ratón, a pesar de haber rechazado las propuestas de otros pretendientes. Además, nos recuerda la creencia del hilo rojo del destino, donde las personas están destinadas a encontrarse y amarse. Es importante recordar que la belleza exterior no siempre es lo más importante, sino la conexión y compatibilidad entre las personas.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cuento: la mudanza de la ratita - amor verdadero y el hilo rojo del destino puedes visitar la categoría Mudanzas.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más informacion